Mapas mentales

Me gusta el concepto de mapas mentales.

Imagino una improbable cartografía que dé constancia de los horrores y prodigios que pueblan nuestra cabeza, que ubique con precisión las comarcas luminosas y aquellas gobernadas por las tinieblas, que alerte de los precipicios, los inhóspitos desiertos y las ciénagas infestadas de culpas y resentimientos.

Pienso en un plano que nos indique las infinitas veredas que decidimos no tomar y las insospechadas tierras a las que conducen, los soleados jardines donde guarecernos cuando fuera solo haya nubes negras, las cavernas en las que escondimos algunos amores inconfesables, las arboladas en las que podemos extraviarnos cuando la razón amenace con enloquecernos, las altas cimas desde las cuales contemplamos el fastuoso y siempre inalcanzable futuro tapizado de espléndidas flores.

Algunos estudiosos de la geografía afirman que existe un atlas de la mente de todos y cada uno de nosotros; otros van más allá al aseverar que aquellos que logran tener acceso a éste pueden alcanzar la felicidad en poco tiempo ya que son capaces de determinar cuál es el camino más corto y evadir con facilidad los innumerables obstáculos. El gran problema, advierten, es que el mapa se encuentra escondido en el más desolado territorio de la mente; aquel donde habita el miedo. Y es bien sabido que nadie en sus cabales se aventuraría a explorar esos parajes sin la ayuda de un mapa.

PaisajeCabeza

Share Button

Multitud variopinta

Una multitud de simpáticas y desconcertantes criaturas que incluye, entre otras cosas, un pulpo que explora la boca de un conejo y un tomate asesino.

Multitud310813Sketch

Multitud310813RGB

Share Button

Tribulaciones

Alguien (muy joven) me preguntó si con el tiempo la vida se vuelve más fácil. Sé que los problemas que te agobiaban en la juventud desaparecen o se vuelven fáciles de resolver, pero rara vez apreciamos haber superado los retos del pasado porque siempre nos estamos creando nuevos, más grandes y poderosos. Tenemos esa capacidad: la de construirnos desafíos que nos lleven al límite. Eso es bueno, porque de otra manera caeríamos en el conformismo y la inmovilidad. Pero solo si nuestras expectativas no están por encima de nuestra capacidad, lo que inevitablemente nos llevará a la frustración. Tal vez, la sabiduría consiste en saber distinguirlas.

Por eso mejor respondí: “Mira, te hago un dibujito”.

Multitud270713

Luego le puse colores:

Multitud270713

Y no me gustó, así que se los cambié:

Multitud270713_02

Y tampoco me gustó, así que supe que mis expectativas habían superado mis capacidades.

Share Button

Gatos

He seguido maltratando la Moleskine. Aquí dos desconcertantes ejemplos.

En el primer cuadro vemos una aterradora imagen que ilustra lo que según algunas profesías tlaxcaltecas será el fin del mundo: los robots intentarán apoderarse del planeta y gente heroica vestida con trajes espaciales retro de colores llamativos los enfrentarán. Al final máquinas y humanos harán las paces, pero días después todos morirán devastados por un poderoso virus cibernético mutante.

Nótese el detalle del malévolo robot sonriendo.

Asumí que no era necesario retocarla en Photoshop.

05-06El cuadro inferior muestra un trío de gatos con gesto de estupefacción producido por la lectura de The Psychopathology of Everyday Life de Freud.

Así quedó tras pasarlo por el Photoshop.

Mole06

El gesto de asombro se mantuvo.

Share Button

Moleskine 02

 

Otra página desperdiciada de la Moleskine:03-04

Y el resultado de los bocetos tras desperdiciar en ellos tiempo, electricidad y 200 gramos de Photoshop.

Mole03 Mole04

Share Button

Moleskine arruinada

Nunca había tenido una Moleskine: son caras y, como dice su publicidad, son las libretas que usaban Van Gogh, Picasso y Hemingway, entre otros. Así que me resultaba obvio que cualquier cosa que pudiera escribir o dibujar en ellas, estaría lejos de justificar el precio. Pero hace unos meses me regalaron una y me animé a echarla a perder.

Esta es la primera página:

MS01-02

Un primer vistazo confirma que mis temores estaban justificados: es un desperdicio de libreta.

Así que coloreé los dibujos en Photoshop y les agregué un racional creativo (que es lo que se hace en publicidad para convencer a los inocentes de que detrás de cualquier estupidez hay un montón de conceptos profundísimos y muy brillantes). Así quedaron:

MS01

Esta es la historia de un gato bodeguero que tras un viaje a Disneyland descubre que los ratones son maravillosos y decide dejar de cazarlos y unirse a su causa.

MS02

Esta es la historia de un hombre moreno que vende frutas, y por razones que nadie comprende, no deja de sonreír. Al final se descubre que tenía parálisis facial.

Una vez que me quedó claro que ni el color ni los racionales iban a salvar mis desatinos, hice lo que cualquier persona sensata hubiera hecho: seguí dibujando en la Moleskine.

Luego subo los siguientes garabatos que, debo reconocer sin falsa modestia, han ido empeorando.

Share Button

¡Foto, foto!

La otra vez me encontré unos plumones y me puse a garabatear en una vieja libreta. Salió esto:

Multitud01Scan

Que es una especie de fotografía grupal de mostros y cosas raras. En esas ocasiones siempre hay alguien que se emociona, alguien que se hace el chistoso, alguien que se enoja, alguien que se angustia, alguien que sonríe, alguien que no puede sonreír, alguien que tapa a todos y alguien que sale tapado. Después del photoshopazo quedó asÍ:

Multitud02

Ahora estoy enamoradísimo de los plumones y llego a todos lados con mucha anticipación para tener el pretexto de usarlos mientras espero.

Y salgo corriendo cada que alguien grita “¡Foto, foto”!

Share Button