El día del músculo cardíaco

De todas las celebraciones inventadas por las agencias de publicidad y mercadotecnia, las más odiosas son la Navidad y el Día de la Constitución. En un muy cercano tercer lugar está el Día del Amor y la Amistad. El Día de San Valentín (como también se le llama en honor al romántico actor Valentín Trujillo) es odioso por una infinidad de razones, pero, sobre todo, porque relaciona el amor con el corazón. Eso es absurdo. El corazón es un músculo que pasa todo el día bombeando sangre; nunca descansa y es monótono como discurso electoral. No hay nada de romántico en eso. Además, el Día de San Valentín desprestigia a un órgano que desde tiempos inmemoriales compra yates y casas de campo a los cardiólogos.

En un intento por reivindicarlo, presento a continuación tres tarjetas de San Valentín, con un acercamiento cardiológico al tema.

Corazon Esta es una versión para los bilingües:

CorazonY esta para los que no tienen GPS.Corazon

Share Button