Encubados

Un dibujo a lápiz que devino en acuarela que se transformó en un algo digital.0102 040305 06

0709

Share Button

Ideas cuadradas

Es inevitable tener ideas cuadradas y preconcebidas sobre ciertas cosas: asumimos que si tocamos el fuego nos quemaremos o si mordemos un Milky Way sentiremos una avalancha de chiclosa dulzura abrumando nuestra papilas gustativas. Y está bien; es útil no tener que estar experimentando todo como si fuera la primera vez.

El problema es cuando extrapolamos esa conducta a todo lo demás, en especial hacia nosotros mismos, y comenzamos a acumular en pequeños cubos las ideas de lo que pensamos que debemos ser: tengo que ganar más dinero que el año pasado, tengo que parecer muy culto, tengo que ser más exitoso que mis compañeros de la prepa, tengo que verme bien y un interminable etcétera.

Como es bien sabido, nunca estaremos a la altura de nuestras expectativas, así que las cajas que penden sobre nuestras cabezas se harán cada vez más y más pesadas hasta que inevitablemente acaben por hundirnos en las arenas de la inmovilidad. Es por eso que algunos sabios asiáticos recomiendan que cuando se nos aparezca una idea cuadrada sobre nosotros mismos, sin perder tiempo le coloquemos un moño y la arrojemos al río más cercano.

Más o menos de eso se trata la siguiente ilustración:

AutoretratoCajas

Share Button