Ningún viento

El maestro Séneca tenía buenas puntadas.

Share Button